¿Por qué?

¿Qué?

¿Dónde?

¿Quién?

¿Cuándo?

Idia M. Martínez, Lic. RP28

Presidenta, Upfront Communication

 

En tiempos de retos económicos, muchas empresas centran sus esfuerzos en identificar vías para reducir costos y reforzar el área de ventas. Pero, a pesar de hacer ajustes en ambas áreas, y aun teniendo buenos productos y servicios, muchas no crecen o fracasan porque no integran la comunicación estratégica a su plan de negocios.

Manejar la comunicación de forma proactiva y eficientemente resulta en el fortalecimiento de la relación con los públicos internos y externos, ganar confianza, obtener mayor lealtad a su marca, reforzar su mercadeo y superar situaciones de crisis.

Cuando hablamos de comunicación, nos referimos a todo esfuerzo mediante el cual las organizaciones establecen vínculos con diversas audiencias. Estos incluyen el branding, su publicidad institucional, eventos, cuentas en las redes sociales, medios digitales y exposición en los medios de prensa, entre otros. En fin, todo aquello que transmite la identidad de una empresa y que incide en la percepción que de ella tendrá sus públicos.

Si bien es cierto que el diseño estratégico de la comunicación responde a las características y necesidades de cada empresa o negocio, hay ciertos elementos que hoy día deben considerarse:

  • Expanda su audiencia más allá del cliente o consumidor.
  • Redefina su mensaje para enfocarse en lo que la gente quiere escuchar.
  • Desarrolle alianzas estratégicas que fortalezcan sus esfuerzos y le proporcionen mayor credibilidad.
  • Logre impacto en sus exposiciones en medios noticiosos.
  • Integre tácticas no tradicionales.

 

Ampliemos un poco cada uno de estos conceptos.

 

Expanda su audiencia más allá del consumidor

Dirigir esfuerzos de comunicación únicamente hacia el cliente es un grave error. El éxito o fracaso de las empresas no depende exclusivamente de que clientes consuman su producto o servicio. La comunicación interna, por ejemplo, es trascendental, pues en ocasiones, la falta de motivación y compromiso en los empleados puede llevar un negocio al fracaso. Por eso debe existir una estrategia de comunicación que respalde los esfuerzos del área de recursos humanos.

La comunidad inmediata es otro perfecto ejemplo. Con frecuencia vemos casos de empresas de todo tamaño que no cuentan con la aceptación de los residentes de su área y estos se convierten en sus principales detractores. Una operación puede no ser simpática para ciertos grupos de la población. Sin embargo, con esfuerzos de comunicación abierta y sostenida, los resultados pueden ser favorecedores.

 

Redefina su mensaje para enfocarse en lo que la gente quiere escuchar

Los anuncios publicitarios, los comunicados de prensa, las páginas de internet y las cuentas en redes sociales de muchas empresas están plagados de mensajes que no son del interés de sus públicos. Es obvio que hay ciertos conceptos que es necesario comunicar. La clave está en la forma de hacerlo para que sea relevante para sus públicos. Por ejemplo, en lugar de enfocarnos en realzar las virtudes de un producto, podemos enfocarnos en los beneficios que presenta para el consumidor.

En el caso de las redes sociales, vemos continuamente publicaciones totalmente dirigidas a la venta. Estos mensajes son rechazados con frecuencia. Sin embargo, una página que provea información interesante, valiosa, educativa o novedosa, lograra más seguidores y que estos interactúen continuamente.

 

Desarrolle alianzas estratégicas que fortalezcan sus esfuerzos y le proporcionen mayor credibilidad

Ser el único protagonista de todas sus acciones no siempre es bueno. Muy en particular en tiempo de crisis económica, desarrollar alianzas con otras empresas puede ser beneficioso. Las alianzas nos ayudan a: compartir gastos o recursos, nutrirse del conocimiento o experiencia de los aliados, lograr acceso a grupos de interés y hasta otorgarle mayor credibilidad a sus iniciativas o a su empresa.

Una campaña de relaciones públicas en el área de salud, por ejemplo, puede resultar más confiable cuando se cuenta con el endoso o participación de grupos de profesionales de la salud o de las autoridades gubernamentales.

Pero las alianzas no son solo beneficiosas para impactar al consumidor. En otras áreas, como el cabildeo para logar la aprobación, enmienda o derogación de medidas legislativas, estas pueden dar validez al viejo refrán “en la unión esta la fuerza”.

 

Logre impacto en sus exposiciones en medios noticiosos

Ante el cierre de medios noticiosos se han reducido los espacios para la difusión de material no pagado en los medios de prensa. Pero eso no es el fin del mundo.

En el pasado la efectividad de un plan o campaña de relaciones públicas se medía principalmente de acuerdo a la cobertura de prensa que se obtenía. Eso ha cambiado, pues la calidad del contenido difundido en prensa es lo que determina el impacto. Un comunicado que se publica en tres medios, pero que genera poco interés en los lectores o que llegó a lectores que no figuran dentro de nuestros públicos objetivo, es menos efectivo que uno que haya publicado en un solo medio, pero dirigido a nuestra audiencia y con un mensaje contundente.

Por ende, la clave radica en desarrollar los mensajes adecuados, preparar a los portavoces para maximizar su desempeño e identificar los medios en los que debemos enfocarnos. Todo esto debe ir de la mano con el desarrollo de un contenido que sea interesante o pertinente para el medio, pues de eso depende que se difunda.

 

Integre tácticas no tradicionales

Los planes de comunicación no pueden depender de lo que siempre se ha hecho, pues lo resultados seguirán siendo los mismos. Para hacer crecer a una empresa o mantener su estabilidad, tienen que desarrollarse nuevas formas de comunicar.

Ante el bombardeo de mensajes que se reciben a diario en la calle, por medios masivos, redes sociales y teléfonos móviles, es imprescindible crear nuevas estímulos. No se trata de descartar estos medios, si no de desarrollar elementos creativos que despierten el interés del público en lo que hacemos o mercadeamos.

Estas y otras ideas pueden adaptarse a su empresa, pero recuerde que es importante que su comunicación sea un esfuerzo planificado. De ahí el concepto de comunicación estratégica. Un profesional de este campo puede ayudarle a desarrollar y ejecutar el plan idóneo para su negocio o empresa.